Castil de Griegos


Castil de Griegos

A 1,5 km. al Sur de Checa, se llega al cerro de Castil de Griegos, presidido por las ruinas de las murallas que protegen el castro celtibérico.

El castro celtibérico de Castil de Griegos ocupa la cima de este elevado cerro, situado a 1.476 metros sobre el nivel del mar, desde donde ejerce un control estratégico del valle y del entorno. La plataforma superior, delimitada por el farallón rocoso, dibuja una forma arriñonada de 6.300 m2 de superficie, donde se conservan los restos de dos pequeños recintos amurallados, contiguos y separados entre sí por un gran foso. Ambos asentamientos fueron potentemente fortificados a partir del siglo III a.C., erigiéndose torres de grandes dimensiones, así como imponentes murallas rodeadas de un antemuro perimetral, y de un foso de 150 metros de longitud y 3 metros de anchura, excavado en la roca viva.
La existencia de estos dos fortines es uno de los aspectos más relevantes de Castil de Griegos. A la monumentalidad y complejidad del sistema defensivo, hay que sumar la diferente funcionalidad que debieron tener ambos recintos fortificados durante el tiempo que coexistieron. A priori, nos encontramos no solo ante un lugar de vivienda, sino que se han identificado en el interior del recinto meridional diferentes espacios destinados a talleres, hecho que evidencia tratarse de un relevante centro de producción artesanal en esta zona del Alto Tajo.

Aparece descrito por Pascual  Madoz, en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico (1848): “colocado en la cúspide de un cerro redondo y de bastante elevación, de difícil y áspera subida por N y O., resguardado por el S de enormes y elevados peñascos, y accesible únicamente por el E.; la circunferencia de la cima del cerro es un cuadrilongo de 170 pies de largo por 70 de ancho circunvalado de un gran foso; en el centro se encuentra el expresado fuerte, del cual aún se conservan trozos de muralla de piedra, muy sólida con tres varas de elevación y otras tantas de espesor, sus entradas son dos subterráneas, la una tiene dos salidas formando un ángulo obtuso, y la otra se dirige al interior, hallándose al fin de ésta un foso picado en piedra viva, y vestigios de un fortín para su defensa”.

 

El cementerio vinculado a Castil de Griegos es la necrópolis celtibérica de Puente de la Sierra.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies