Aguaspeña y aguas calcareas


De la Fuente de Aguaspeña brota un importante caudal, que durante todo el año alimenta este monumento natural, y es el nacedero del río Genitoris. Su previa andadura subterránea disuelve roca caliza, arrastrando una gran cantidad de carbonato cálcico, que al salir a superficie se deposita y forma estructuras de toba. Este proceso, unido a la vegetación que se desarrolla y sepulta constantemente en estas formaciones, da como resultado las impresionantes estructuras -y esculturas- naturales del entorno de Aguaspeña, formando una bella cascada y uno de los rincones más atractivos y sugerentes de Checa.

Así mismo, en la entrada a Checa persisten otras estructuras tobáceas, legado de afloramientos de otras épocas y que en la actualidad se encuentran obstruidos.

Aguas calcáreas

Edificio tobáceo activo de la fuente de Aguaspeña, aguas calcáreas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies